Un adorable bebé gato.

No hay nada más adorable que un bebé gato, una criatura estéticamente perfecta, en su temprana edad son capaces de provocar un gran sentimiento de ternura.

Una imagen tierna de un gatito acostado sobre una superficie mullida y confortable que a pesar de su corta edad ya se cuida el solito, aseándose como a los gatos les gusta hacer.