Al calor de mi fuego.

Nuestro rincón de la casa favorito para una tarde de invierno en la que el mejor plan posible es preparar un rico chocolate caliente, encender el fuego de la chimenea y dejarnos llevar por la lectura de nuestro libro favorito. No pedimos más.