Contemplando la lluvia.

Para momentos de reflexión contemplar la lluvia sin enfrentarnos a ella, tan solo admirando, puede que nos transporte a un estado de melancolía para disfrutar de el, porque dejar que nuestra alma suspire también es una parte importante de nuestra existencia.