Cuando me siento solo no dejo de pensar.

El ser humano ha nacido para relacionarse y vivir en compañía. Muchas veces nos sentimos solos y en ese estado no se puede evitar el pensar demasiado, casi siempre de forma poco favorable para salir del estado de soledad en la que nos sentimos inmersos.