Espero no encontrarme a este tío jamás.

Una cosa es dar un poquito de miedo y otra muy distinta es conseguir poner los pelos de punta a cualquiera. Espero no encontrarme a este tío jamás o se me va a parar el corazón. Tan solo podría imaginarlo a través de la pantalla del cine con mucha gente a mi alrededor no sea que la atraviese y me ataque con el poder del fuego que por lo visto controla perfectamente.