La frescura de las pompas de jabón.

No hay nada más fresco e inocente que las pompas de jabón, tan frágiles, tan bellas, tan sutiles y delicadas. Un leve soplo de aire convierte una fina capa de jabón en todo un espectáculo de pompas para contemplar y admirar por tan solo unos segundos para desaparecer en la nada pero dejando una sonrisa.