Mil gracias sin rodeos.

Es de bien nacido ser agradecido y no siempre nos paramos a dar las gracias aunque tenemos motivos de sobra para hacerlo, quizás porque simplemente lo damos por hecho, pero la verdad es que nunca está de más dar las gracias. Nuestros gestos y palabras nos definen así que hay cosas que es mejor no obviar.