Mirando al firmamento.

Tomarnos un respiro y contemplar las estrellas y la luna para hacernos conscientes de la inmensidad que nos rodea nos aportará luz y tranquilidad ya que al lado de tal grandiosidad nada puede preocuparnos, nada pude ser tan grave, ningún problema tan grande como lo que estamos observando.