Muere un mito. Gracias, Bowie