Todo se consume en breve tiempo.

El tiempo es algo relativo pero sabemos que todo se acaba consumiendo en un determinado plazo. Toda materia perece a la velocidad que marca su existencia, igual que se consume un cigarrillo, el tiempo también se esfuma y a una mayor velocidad que cualquier otra cosa.