Siempre nos quedará París.

El emblemático monumento, signo de identidad de la ciudad más romántica del mundo. La Torre Eiffel construida para la celebración del centenario de la revolución francesa con una altura de 324 metros es una construcción realizada en hierro pero con un gran corazón, puede que por eso a París se la conozca como la ciudad del amor.