Una extraña sombra de terror.

A veces nos asustan las sombras porque en ellas no distinguimos la verdad de lo que es. Un reflejo a través de una cortina puede parecernos algo horrible dejando que atúe nuestra imaginación, la primera idea de lo que percibimos cree una serie de pensamientos muy alejados de la realidad.